Destacado

¿Qué se sabe hasta ahora del avión venezolano que trajo iraníes a la Argentina?

El avión venezolano no pudo aterrizar en Uruguay y sus tripulantes no pudieron explicar el motivo de su viaje.

La aeronave que llegó a Argentina el 6 de junio procedente de México pertenece a la empresa empresa Transportes Cargo del Sur (Emtrasur) , una filial de la venezolana Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios aéreos (Conviasa), bajo sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros y Sanciones del Departamento del Tesoro estadounidense (OFAC).

El avión de carga, con 14 tripulantes venezolanos y cinco iraníes, arribó con autopartes. Aterrizó el lunes 6 de junio en Córdoba, como consecuencia de la neblina en Buenos Aires, y por la tarde, se dirigió a Ezeiza.

Debido a que en Argentina no lograban que ninguna empresa le proveyera combustible, por temor a las sanciones a las que podría recurrir EEUU, el avión partió a Uruguay.

Pero el 8 de junio, la aeronave sobrevolaba el Río de La Plata cuando tomó conocimiento de que tenía prohibido transitar por el espacio aéreo uruguayo, así que volvió a la terminal de Ezeiza.

Según el juez Villena, la aeronave «fue sometida a un exhaustivo control por parte de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), personal de la Dirección General de Aduana (DGA), Dirección Nacional de Migraciones (DNM) y de la Policía Federal Argentina (PFA)».

El avión transportaba autopartes y otros componentes destinados a la producción de paneles de instrumento y asientos para la camioneta Taos, de la marca Volkswagen.

Volkswagen dijo que esas piezas las compra directamente de SAS Automotriz SA, quien a su vez encarga el envío de estos componentes procedentes de Querétaro (México) a Forwarder Fracht USA, una compañía internacional que presta servicios logísticos.

«La relación entre Forwarder y la compañía aérea para que las mencionadas piezas lleguen a la Argentina es algo que SAS Automotriz Argentina SA desconoce y no tiene relación alguna», dijo SAS Automotriz SA.

Si en 72 horas no aparecen datos importantes que den cuenta de alguna relación con fuerzas militares iraníes, los tripulantes podrán salir del país.

Sin embargo, resultaría difícil que puedan hacerlo a bordo del mismo avión que ahora está varado en Ezeiza, ya que ninguna petrolera quiere cargarles combustible por posibles sanciones de los Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *