Noticias

LOS PIQUETEROS: La mafia sanjuanina autopercibida “SUPERIOR”

No se quien es la chica de anteojos, pelo recogido, bien vestida, con sus uñas prolijamente esculpidas, anillos y cadena de oro, que tras su elegancia y buena oratoria expresa el peor discurso de odio y discriminación que estigmatiza a los pobres como “no personas”, es decir, “no humanos”.

Es el lenguaje violento y  de odio de la ultraderecha, el mismo que usa las palabras “negros de mierda”, que desprecia a los humildes y que los culpa de todo, a los que acusa de vagos y que son pobres porque quieren y se lo merecen.

Es el mismo discurso netamente racista de los que aplaudirán cuando matan a un delincuente pobre y se escandalizarán cuando se acusa de robo y estafa a Macri o un empresario evasor que “no merece un Estado que recaude”.

Para su conocimiento se ha convertido en una “piquetera cheta”, que se manifiesta, marcha, grita, insulta, putea, lleva parlantes, corta calles y va con pancartas para “reclamar por un derecho que el Estado debe pagar” y para lo cual debe recaudar mediante impuestos cada vez más duros y ajustes impopulares de los que la mayoría somos víctimas como usted, todo para que se pague la deuda que contrajeron los que gobernaron con su ideología de discriminación y exclusión.

No nos traten como manifestantes piqueteros porque somos personas docentes que reclamamos lo que merecemos”, así, sin despeinarse ni sonrojarse se expresó la docente perteneciente a los “5 autoelegidos” que entregaron un petitorio tras la marcha de docentes. Grabada y aplaudida por sus pares.


 ¿Creerse “superior” permite agredir de todas formas a quien opina diferente?. Solo basta ver las redes para que quienes tienen alguna objeción a sus discursos, evidencian las mentiras para exagerar buscando victimización o tienen una opinión diferente, son tratados con la violencia fanática del que “tiene la única verdad”.

Llama la atención que muchas de sus colegas “autoelegidas autolíderes de los autoconvocados” van en sus “autos” caros, se las ve posando en las redes en las piletas de sus casas o en playas caribeñas mientras en la marcha portan pancartas que mencionan un “hambre” que no conocen. Varias de estas compañeras suyas expresaron en los medios y las redes que “viven de sus padres o maridos”. Comida, ropas y techo no les falta, no hablen de hambre. Sus pares “autolíderes” tienen un pasar muy diferente al de la mayoría de las maestras que no tienen la suerte de tener un “papi” que las banque. Coherentes con el discurso que usted posee usaron el más machirulo de los lenguajes.

Quiero verla con los compañeros de la UTA, junto a las “personas choferes”, con “las personas municipales”, las “personas sin trabajo” y en toda manifestación por los derechos de todas “las personas manifestantes” que piden por un techo, comida o salud.

Querida “persona docente” cada vez que haya un piquete como el que hacen, sea en la calle cortándola, en el Centro Cívico o frente a Casa de Gobierno con parlantes, redoblantes, música y niños, quiero ver que se se sume, grite y acompañe a sus pares que le piden al Estado que cumpla al igual que lo hace usted.

No se queje de los cortes, del color, ruido y olor de las manifestaciones, no es superior, no tiene un estatus de humanidad diferente, es igual, es piquetera y manifestante aunque sea cheta. Y para que lo sepa, es igual de violenta su protesta para quien debe ir a trabajar en otra cosa y debe saltear su corte o piquete.

Curiosamente la siguen hoy varios autodenominados piqueteros, algunos militantes que se dicen de izquierda, peronistas o progresistas y que ven en las marchas una “rebelión” que da ganancia a sus objetivos políticos bajo la “lucha popular”. Oportunistas de cuarta que no pueden distinguir entre el justo reclamo y los “autoelegidos” de los “autoconvocados” que curiosamente son antiperonistas, militantes declarados de Juntos por el Cambio, libertarios de Milei, republicanos y otras yerbas del gorilaje de todo calibre que expresan todo lo contrario a lo que dicen defender “desde el zurdaje rebelde”: la no sindicalización, la anulación de las manifestaciones de las “no personas” y la segmentación entre “castas merecedoras” y los que no.
Así comienza el facismo. Aviso.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *